Vie. Sep 30th, 2022

Un nuevo estudio sugiere que tomar esta bebida cafeinada sin haber desayunado antes puede producir desequilibrios de los niveles de azúcar en sangre

de esas perezosas y soporíferas mañanas en las que te levantas hasta mareado y de mal humor por la somnolencia. En ese caso, fácilmente extenderás el brazo hacia la cafetera y arrojarás una buena cantidad de este oscuro líquido en tu taza favorita. Si te has sentido identificado con esta descripción, es posible que no te guste saber en absoluto lo que dice una nueva investigación al respecto.

Malas noticias para todos aquellos cafeteros que están acostumbrados a beber café nada más levantarse. Un nuevo estudio de la Universidad de Bath sugiere que tal vez no sea la mejor idea. Su hipótesis, que más tarde comprobaron como cierta, es que este preparado de cafeína puede afectar a la respuesta del cuerpo a la glucosa, de ahí que los investigadores recomienden que se beba siempre después de haber llenado el estómago, nunca antes.

Comenzar el día siguiente con un café fuerte después de haber dormido mal o poco tiene un efecto muy negativo a la hora de quemar la glucosa

«Sabemos que casi la mitad de nosotros nos despertamos por la mañana y, antes de hacer cualquier otra cosa, bebemos café casi de manera automática e intuitiva», asegura James Betts, autor de este nuevo estudio, a la revista ‘New Atlas’. «Cuanto más cansados nos sentimos, más cantidad echaremos en la taza. El estudio que hemos lanzado nos parece muy relevante para la salud, ya que hasta ahora teníamos un conocimiento limitado sobre los efectos del café a nuestro cuerpo, y en especial a su metabolismo y nivel de azúcar en sangre».

Fuente…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies